Thursday, July 07, 2005

Neruda

Ayer alcance ver un fragmento de una pelicula de Anthony Minghella (The English Patient) con el actor Alan Rickman; Truly, Madly, Deeply (1991). En una escena el recita un poema en español mientras su amante lo traduce al ingles, muy linda escena. A google a ver si aparecia el poema. No lo encontre de una vez, pero si una pagina de Alan Rickman Esta que decia que era un poema de Neruda. Asi que a google otra vez con el nombre de Neruda y la frase que habia recitado Rickman que comenzaba algo como "perdoname amor mio. Encontre esta
Los versos del capitan
Este poema es increible. Me dio duro.

LA MUERTA
 
Si de pronto no existes,
si de pronto no vives,
yo seguiré viviendo.
No me atrevo,
no me atrevo a escribirlo,
si te mueres.
 
Yo seguiré viviendo.
 
Porque donde no tiene voz un hombre
allí, mi voz.
 
Donde los negros sean apaleados
yo no puedo estar muerto.
Cuando entren en la cárcel mis hermanos
entraré yo con ellos.
 
Cuando la victoria,
no mi victoria,
sino la gran victoria
llegue
aunque esté mudo debo hablar:
yo la veré llegar aunque esté ciego.
 
No, perdóname.
Si tú no vives,
si
tú, querida, amor mío,
si tú
te has muerto,
todas las hojas caerán en mi pecho,
lloverá sobre mi alma noche y día,
la nieve quemará mi corazón,
andaré con frío y fuego y muerte y nieve,
mis pies querrán marchar hacia donde tú duermes,
pero
seguiré vivo,
porque tú me quisiste sobre todas las cosas
indomable,
y, amor, porque tú sabes que soy no sólo un hombre
sino todos los hombres.

2 comments:

Josefina said...

i can see why.

Christian said...

¿QUIÉN MUERE?
Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos;
Quien no cambia de marca,
No arriesga vestir un color nuevo
Y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente quien evita una pasión,
Quien prefiere el negro sobre blanco
Y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
Quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
Quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música,
Quien no encuentra gracia en si mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio,
Quien no se deja ayudar.

Muere lentamente, quien pasa los días
quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo,
No preguntando de un asunto que desconoce
O no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo
exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia hará
que conquistemos una espléndida felicidad.

De PABLO NERUDA.

Saludos desde la isla,
CHRISTIAN B.